domingo, 13 de octubre de 2013

JOHNNY MORANT AT ROUNDTREE TRYON GALLERY



It is perhaps the time now at the autumn of 2013 that we should raise the question of the importance of revisiting the transcendence of figurative painting nowadays for our society. The reason why we should direct our attention to this matter lies in the fact that figurative art is scarcely receiving any consideration at our times. Art, although eternal and timeless, as it may seem in its nature, seems to be subjected to the rules of the moment. There is no doubt that art, in its infinity, surrenders to the codes of the aesthetics of the time. What is accepted then, it depends upon the criteria established on external forces to the process of art and the act of creativity. But this is not the case of the young painter Johnny Morant and the pieces of art that compound the collection ‘Going places’. A set of paintings based on the author’s experiences of life, of travelling and living in other cultures is now displayed at Tryon Roundtree Gallery at St. James’s.
The way in which he represents the landscapes he has seen is, in many ways, more than a mere reproduction of nature: what Aristotle called mimesis.
If artistic objectification of nature finds its deepest roots in observation and thought, then the painter’s desire of reaching certain degree of immortality becomes, thus, achieved. Not immortality for himself but immortality for the remembrance of the specific event that unleashed the moment of inspiration, which carries in itself the potential of immortality. This seems a rather usual act that artists and painters experience in their activity. But Johnny Morant brings this act to the extreme at the time he decides to immortalise what seems already immortal: nature. Nature, as portrait in these paintings, is inhabited by the hands of men, bringing the so-called natural and civilisation at the very heart of its conflict: power. ‘Going places’ shows the journey of life itself, the journey of creation. At a first glance, it may seem a rather heterogeneous collection of painting. But in fact, if we observe the paintings with a critical eye, we can see that there is a magnificent conceptual thread that guides the universe of this collection and makes of this painter one of the most impressive hands of contemporary painting: the dialectics between nature and culture materialised in the sublime capacity of man to create.
Men and women in cities, outside, walking on the streets, on squares, people passing by, diluted in the white reflex of the sun on the roads. People with no face or clear physiognomy- this is not the painter’s aim to reach the soul of the human being. His purpose it is a more conceptual one: to show how human beings are thrown into life against themselves. This is clearly seen on a range of pieces of work on still life. The painter’s repeated progression of capturing still life seems to correspond to the need of immortalising objects, which naturally are ephemeral.
As a whole, whether it is landscapes or still life, Johnny Morant provides a particular vision on man and his way of inhabiting the world. He revisits, with masterly ability, the technique of the classic chiaro-oscuro from a contemporary angle, blurring the boundaries between dark and light, ephemeral and eternal, providing to the art of figurative painting with a fresh new perspective, a perspective in need to be considerated beyond a mere exercise of mimesis.  

miércoles, 25 de septiembre de 2013

AMOR QUE EM DIUS EL COS



Amor que em dius el cos amb la llengua de Petrarca,
i parles plaers de poma i de sal oberta,
canta el seny colgat en bocins de sorra blanca
quan recites l’esglai de la veu esmunyida.
Ens mirava ajupida la lluna plena
i els dits trenats de tanta gana
ballaven a doll damunt la fruita.
Tu i jo, amor, dins la mar d’escuma viva
obríem les dents com un infant desganat
i xuclàvem llavis i sexe i ulls sense brida.
Plovia al cor ofegat fulles de malenconia
i l’arrel del meu cos signava la teua follia.

Tu i jo, amor, érem, a l’ombra de la nit
nàufrags aïllats de sang amarga a la deriva.

domingo, 1 de septiembre de 2013

ROMANÇ DE CEGA GAVINA



Venen paraules enjorn des del fons de les butxaques
Volen romandre dins del forn d’amor sense sabates.
No saben que jo encara no puc obrir-li la porta.
Vent que a les mans esclates el temps!
Canta la cançó del romanç d’una gavina sense llengua.
De tot em desfaig i sec a la vora d’un riu voraç
On espere sense verí a les paraules que em porten romaní.

Gavina cega d’amor minvant, vola i oblida en la sorra el teu cant.

lunes, 26 de agosto de 2013

EL FEMINISMO Y LAS MUJERES JÓVENES ¿UNA ESPECIE EN PELIGRO DE EXTINCIÓN?

Hace ya unos cuantos años, la revista 'Poder y libertad' dirigida por Lidia Falcón me pidió que escribiera un artículo sobre las mujeres jóvenes y el feminismo. Artículo que nunca vió la luz porque la revista dejó de publicarse debido a la falta de recursos económicos. Me ha parecido interesante publicar el artículo íntegro tal cuál lo escribí hará unos buenos 10 años más o menos. Hace poco un amigo me preguntó si el feminismo había muerto, así que me gustaría saber si entre las jovenes de ahora ha cambiado la percepción o si también sienten esta sensación de peligro.
Aquí va:


He de confesar que en cuanto me senté a escribir sobre la relación entre el feminismo y las mujeres jóvenes, o en cómo las mujeres jóvenes vivimos el feminismo, una página en blanco, una mente sin ideas, unos cuantos esbozos de frases sueltas con poco sentido,  y una miríada de palabras se me amontonaban en la pantalla del ordenador sin poder establecer un orden, una consecuencia, un sentido completo. Varios días transcurrieron de esta manera, y en el apretado intervalo temporal del que disponía para hablar sobre esta relación, me seguían sucediendo frases postizas, intentos de comenzar académicamente un artículo, o un ensayo. Yo, de pronto me encontraba con cierto grado de autoridad para hablar de un tema del que yo misma no estaba segura, sino confusa e insegura. De repente, todo el conocimiento que supuestamente había aprendido, y todo el trabajo que he estado realizando durante estos años se me presentaba embarullado en un sin fin de pensamientos ilógicos y sin orden. Lo que siempre había estado claro para mí, en un abrir y cerrar de ojos se volvía difuso, incongruente ¿Qué es lo que estaba buscando? ¿La frase que me diera la clave para relacionar feminismo y mujeres jóvenes? ¿Una frase maestra, que me abriera la puerta que me obstruía el pensamiento? Realmente no sabría decir dónde radica este obstáculo en el que algo tan obvio para mí como el feminismo y la mujer, se detenía en una pared en blanco al intentar desglosar la especificidad de la mujer joven en todo este lío que llamamos feminista.
Muchas veces he dicho sin tapujos que me siento feminista, que soy feminista, sin embargo, los ojos se me llenan de lágrimas cuando me preguntan ¿eso qué significa?, o cuando la etiqueta de 'es feminista' sirve de coletilla a mi nombre en cualquier sitio, y aún más cuando se usa para hacer halago de un chiste o de alguna ocurrencia. Aún más impotencia me suscita cuando me piden que nombre algún ejemplo de alguna feminista que no fuera de los años setenta y que no odie a los hombres. Dos razones existen para que un atisbo de tristeza se apodere de mí ante una barbaridad semejante: en primer lugar que el ser feminista signifique que odies a una parte de la humanidad y en segundo lugar que este movimiento se haya fosilizado en un acontecimiento aislado durante la época de los setenta, y ahora sin más, anecdótico. Me apena pensar que tanto esfuerzo, tanta dedicación, tantas lágrimas derramadas, y tanta lucha, hayan quedado en un segundo plano, simplemente porque la ignorancia hacia esta ideología no deje espacio para más atención.
Yo soy una mujer joven, que entiendo, que me preocupa la situación que las mujeres están viviendo en nuestro país.  Me preocupa que las aulas de las universidades estén llenas de mujeres, y un efímero tanto por cien en la plantilla de profesorado universitario sean mujeres. Me aterro cuando pienso en el mercado de la literatura y entre tanto premio Nobel y virtuoso de la lengua nos aparece una mujer, una escritora, una poeta, una química, una ingeniera puesta con pinzas y como modelo ejemplar, a la que en cualquier entrevista le preguntan sobre la dificultad de compaginar el ser madre con las afecciones intelectuales. Y con esto vamos añadiendo una jornada más de trabajo, ya que si después de lavar la ropa, hacer la comida y pensar en las vacaciones te queda tiempo para escribir, ¡aleluya! Se te cuelgan ciertos san benitos como: 'qué mujer tan desapegada de su familia' o 'cómo puede encontrar más placer al escribir que al estar con su familia'. Sin embargo, ahora parece ser que todo está en paz, que eso no nos pasa a las mujeres jóvenes, que ya no vamos a misa, y nos acostamos con quien queremos, sin explicar a nadie cuándo y dónde entramos y salimos y con quién. Y todo esto a las mujeres jóvenes pues tampoco nos importa, porque no pensamos en tener hijos, sino en ser las mejores en nuestro trabajo, las mejores amantes para nuestro hombre en la cama, nos debatimos entre la moda y los libros intelectuales. En definitiva nos esforzamos en ser como los hombres, como nuestros amigos y parientes masculinos, y así nos sentimos más aceptadas, más parte de la sociedad, aunque en nuestro interior un vacío te envuelva el alma hacia adentro y te deje un agujero en el pecho, porque de repente no sabes cómo has de ser: ni quieres ser como las mujeres de antaño, ni encuentras un lugar donde sentirte segura en la actualidad.
Sin embargo, todos hacemos oídos sordos, especialmente las chicas jóvenes como yo, entre las cuales existe una generalizada apatía abismal hacia una reconfiguración de mujer, y una actitud hostil a la consideración del movimiento feminista como eje representativo. Esta falta de interés es del todo manifiesta en las concentraciones y en las reuniones de mujeres. He sido testigo presencial, participado en seminarios y charlas, y puedo decir que siempre he sido víctima o de actitudes maternales o de rechazo: 'Esta niñata qué sabrá lo que es defenderse en la vida'. En estas reuniones, o en cualquier acto que se celebraba en pro de la conversación acerca de y por la mujer, la representación de mujeres jóvenes brillaba por su ausencia, y encontraba una o dos chicas con las que podía compartir un momento cálido, y no sentirme como un extraterrestre perdido en medio del espacio. Y yo me preguntaba por qué no había mujeres jóvenes allí: ¿no les interesa, no quieren saber cómo otras mujeres piensan, actúan, se relacionan con su ser mujer? Muchos de los temas que se debatían, sin embargo, me eran bastante lejanos, ya que no configuraban mi personalidad, no respondían a ninguno de mis intereses. Yo ya he alcanzado esta independencia de la que se habla en casi todas las reuniones. No tengo familia y mi vida no gira entorno a ser esposa y madre y el ser individuo que piensa y se desarrolla en un cuerpo de mujer. Tengo pleno poder para decidir sobre mi propio cuerpo, y no me preocupa el no casarme y tener bebés. ¿Y entonces? ¿Quién soy? ¿Qué tipo de mujer soy? ¿Femenina, que rechaza la feminidad? ¿Soy un bicho raro? O ¿Encajo en esta categoría?
Es curioso cómo desde que he empezado a escribir, me han estado sucediendo una serie de preguntas constantes que me conducen a la ausencia, a la falta de referentes, y casi sin planearlo, la incapacidad de escribir un solo párrafo sobre este tema me ha llevado a cuestionar en este espacio, que gran parte de la condición de 'movimiento de segunda' que tiene desgraciadamente el feminismo es mucho más exacerbado entre las mujeres jóvenes, y esto se debe en gran parte a la falta de imágenes que nos representen. Nos debatimos entre el rechazo de papeles convencionales  y la aceptación de una forma de ser mujer, que la sociedad todavía no acepta. De ahí parten las miradas de: 'insatisfecha', 'amargada', o simplemente 'está aburrida'.
En repetidas ocasiones me he preguntado el porqué ahora que estamos en un sistema político que permite trabajar sin tapujos en cualquier tipo de circunstancia que remita a los derechos de las mujeres, no se hace. Nosotras, jóvenes que nacimos ya dentro de la democracia, que nunca tuvimos que soportar un régimen opresivo, ni convertirnos en máquinas de hacer bebés para la patria, ni en abnegadas madres que anulan su identidad como mujer por el bien de la familia, de los hijos, de la sociedad. Ya no es necesario que nos sacrifiquemos por los demás, y ahora que gozamos de una libertad absoluta económica y sexualmente, ¿por qué no se habla de feminismo? ¿Por qué políticamente, socialmente, no se habla de un intento de formulación para mejorar la relación entre la mujer y la polis? ¿Será que nos basta con que en el gobierno haya una cantidad aceptable de mujeres en altos cargos? ¿o sirve para limpiar la conciencia de unos y callar a otros? Este hecho, sin duda alguna, es un paso importante. Dos mil años tuvimos que esperar para que esto suceda, unos cuantos más necesarios para equiparar el rango de preguntas entre mujeres y hombres, cuando al señor le pregunten qué es más difícil ser padre o ser ministro. Y yo me pregunto, ¿cuántos más hemos de esperar para que exista una plena reconciliación entre la mujer y la cultura, la sociedad?
Mi relación con el feminismo, he de confesar, y con esto ya van dos confesiones en tan pocas páginas, que empezó fuera de España, concretamente en el Reino Unido, donde el tema del 'género' está bastante más desarrollado, y la sociedad está bastante más preparada para hablar de feminismo, sin que el horror o la comedia ataquen a tu contertulio.
En España, sin embargo, la situación del feminismo resulta un tanto complicada, ya que esta actitud irónica e incluso de rechazo que la mayoría de las mujeres jóvenes adopta en cuanto el tema del feminismo aflora en las conversaciones, no es del todo responsabilidad de nosotras mismas. Cierto es que siempre que me reúno con mis amigas para tomar café, o para tomar una copa, acabamos hablando de lo que realmente nos preocupa, o de cómo vamos a manejar nuestra vida. Sin embargo es curioso que en la mayoría de estas conversaciones el tema gira en torno a las opiniones de los demás, y en lo que dirán de esto y de lo otro y no en lo que una misma quiere hacer. Pero esto tampoco es algo nuevo, las revistas nos dicen cómo debemos vestir para estar más guapas, cómo peinarnos para estar a la última y hasta como dar placer en la cama a tu hombre si quieres que permanezca contigo y no mire a otra. Y entre todo esto, tú sigues pensando por qué los libros de las poetisas que estás buscando no los encuentras. Por qué las publicaciones de mujeres brillan por su ausencia en las estanterías de las librerías, por no hablar de en los concursos públicos. Yo me niego a admitir que las mujeres jóvenes de mi edad no escriban, no pinten, no hagan política. Sin embargo, reconozco que nos falta acostumbrar mucho más la vista y el oído a hablar de feminismo, ya que el sentimiento de hostilidad que éste suscita no es más que la consecuencia de la ignorancia y la falta de información hacia lo que el feminismo representa.
Y lo que es peor que entre las chicas de mi edad simplemente no exista, el feminismo esté ausente, y ha sido esta ausencia la que en un primer momento dejaba mi mente despoblada de un discurso coherente acerca de cómo creo que las mujeres jóvenes nos sentimos hacia el feminismo, y al final, hasta esta última línea, ha sido el hilo conductor de estas palabras de alguien que no va a dejar que el feminismo se diluya en la pretendida libertad e independencia como final del trayecto, sino que creo que debemos utilizar esta privilegiada situación que nuestras madres nos dejaron como comienzo de un largo camino en el que podamos al fin cambiar, reorganizar y redefinir la sociedad,  en la que ambas partes nos sintamos parte de ella sin necesidad de transvertir ni nuestra actitud ni nuestro pensamiento. Esto sólo puede ser posible si reconstruimos los valores que nuestra sociedad necesita debatir y dejamos a un lado prejuicios sin sentido hacia los movimientos ideológicos que como el feminismo se consideran 'de segunda'. La mujeres jóvenes creo que debemos especialmente luchar para que se debata nuestra situación y el feminismo deje de ser un movimiento en peligro de extinción.










jueves, 22 de agosto de 2013

ABOUT POETRY

Shall the poem be my love song
the life of my eyes and my soul.
It is in poetry that my heart beats
for it is in its silences that I exist.

martes, 20 de agosto de 2013

DESIG

Parir a l'home que dins de mi batega
com un paràsit enlluernador
negar-li la sang que l'alimenta
aquesta és la font del meu dolor.

viernes, 9 de agosto de 2013

CERCA DE TI

Cerca de ti no aúllan salvajes los vientos.
Cerca de ti queda la paz y la luz
en el aspa dorada de nuestra mente
se envuelve el rosado pensamiento.

Cerca de ti la quietud parece sonrisa
que refleja un par de ojos tiernos.
Si alguna vez hablamos, aletea
al lado nuestro el perezoso júbilo.

Cerca de ti la tristeza despunta como una flor
e imperceptible pasa en la vida.
Cerca de ti todo es suave,
como una caricia, como el rocío, como un soplo.

María Poliduri.


martes, 6 de agosto de 2013

SEXTINA DE LOS SEIS SENTIDOS



Diré vislumbres del olor de la manzana,
La trenza de colores a la encía,
El delirio de los dedos lamiendo la pulpa,
La música de los ojos, como un carbúnculo,
El corazón del sexo, abierto a la mirada:
Tu, que eres hoy mi sexto sentido.

Todos los sentidos hoy tienen sentido
En ti y en mi y en la piel de la manzana,
Que empezamos con saliva en la mirada,
Que olemos con orejas y encía.
Ávido de simas, el amor es un carbúnculo
Vibrando bajo los dedos tibios de la pulpa.

Dados de espejo multiplican la pulpa
Al jardín extremo donde nada va en sentido
Contrario, y donde con fuerza de carbúnculo
Triunfa la vieja voz de la manzana,
Y la serpiente del deseo, en la encía,
Exalta los ojos, el olfato  y la mirada.

Tiento, con la serpiente, la garganta de la mirada
E izo las banderas de la pulpa.
Desafiando, por el nudo de los vientos y la encía,
Dentro de ti encuentro y siento mi sentido.
Todo astro rueda al perseguir la manzana
Que prende el azar con llama de carbúnculo

Carbúnculo en las cimas, y, en el fondo del pozo, carbúnculo.
Cuando vienes, con dientes y lengua en la mirada,
Y recoges todo el placer, como una manzana
Madura. Oyes? Sobre la pulpa
La muerte solo es un nombre sin sentido
Cuando me escuchas el olor con la encía.

Y la noche se nos deforma en la encía,
A los ojos, al sexo, con creciente carbúnculo.
Los labios tocan besos de mirada
Que se funde, y ardiente, la oreja no tiene sentido
Nada que no sea verde sabor de pulpa
Y palpa el goce que centellea a la manzana…

Cuando digo la manzana fascinada a la encía,
Tacto de pulpa y olor de carbúnculo,
Con la mirada absorbo tu sentido.
                                       (Maria-Mercè Marçal de 'Terra de mai')


domingo, 16 de junio de 2013

VERSIONS POÈTIQUES



He ido creciendo con la mañana sin imponerme límite.

Sabréis que soy yo porque la voz no miente.

Más arriba de las comas también hay esperanza
Y un pueblecito raquítico de rara perspectiva.
Cuando vuelva os contaré todos los secretos.
                                                                       Vosotros
No lo creeréis, pero es cierto que he sido huésped del viento
Y de la luz nada más un solo instante
Y que lejos del ruido, en el más alto silencio,
Os he comprendido
Y os he querido con toda el alma. (Miquel Martí i Pol)

viernes, 3 de mayo de 2013

VAIG MORINT PER SALVAR-TE AMOR



Vaig morint per salvar-te amor
I borratxa em desfaig de la culpa
Emmirallada a l’Infern dels exiliats.
He fallat. He caigut amb cada glop
De fulles de set que glacen la terra.
Cada cèl·lula del teu cos fa agosarada
Una paret de llet que brolla
Com un volcà endins meu…

domingo, 3 de marzo de 2013

Ya no me busques ahi...

Un poema de juventud.....



Ya no me busques ahí,
ya he roto todos los espejos.
Has pasado ante mis ojos
y no te he reconocido.
Te he buscado.
He caminado tierras infinitas,
mares de fuego.
Mas nunca pude verte.
Tocarte.
Llenar tus espacios con mi locura.
Y es ahora que vienes
a cubrir mi cabello
de sueños de muñeca
y mi cuerpo de caricias
de fuego.
No, amor,
ya no me busques ahí,
ya he roto todos los espejos.

martes, 19 de febrero de 2013

Versions Poètiques (Maria-Mercè Marçal)



Hoy, ¿sabéis? las hadas y las brujas se quieren.
Han cambiado entre ellas escobas y varitas.
Y con caperuza de noche y tarot de poetas
Adivinan el más allá, donde las sombras se animan.
Es que han bebido el agua de la Fuente de las Lilas
Y han hablado con la tierra bajito, al oído.
Han ofrecido a la nada fuego de cera de abeja
Y han lanzado libélulas para descifrar el trazo.
Van hacia la plaza en revesa procesión,
Como la serpiente caracolada alrededor del manzano,
Y empiezan una danza de punta y tacón.

Yo, que espero de lejos la rueda hechicera,
Asombrada veo que vienen hacia a mi
Y me llaman para que entre. Fascinada, les digo que sí. (Del libro 'Bruixa de dol')

sábado, 2 de febrero de 2013

REMEMBER ME



Remember me at the hiding place of your heart
when blood of hundreds of bones
open your skin to the past
when you crawl from other lips

or thousands o who knows millions
and your hands in secret search for mine
and you burp all your sacred words
wet in guilt and in alcohol wrapped.

Remember me at the cold dark night
when you desire other bodies
and other breasts feed your everyday life.
remember me at a closed sky

when the river goes up the hill
and the rumour of the wind
brings you as a wounded present
the suffering illusion of a dream.

miércoles, 30 de enero de 2013

‘Al teu davant passejo descalça’. Notes sobre el llibre De blanc setí.



La claredat diàfana i l’explícit desig carnal des de la qual ens engega el llibre De blanc setí només pot donar-se com a conseqüència de dos punts característics que bateguen rere aquesta aparent simplicitat: la fragmentació de l’existència i el reconeixement de la futilitat del cos. Una futilitat entesa com a principi lluminós i sotmès al procés racional. La conscient renúncia de l’ànima com a única forma de coneixement, el goig d’un cos femení generador de significats i la necessitat d’inserir-lo en el temps són les raons que fan d’aquests poemes l’espai on llengua i ritme van més enllà dels cims coneguts que divideixen l’ésser humà en dos parts antagòniques: l’ànima i el cos. La qüestió fonamental que se’ns presenta d’una poesia que es mou entre eixos tan marcadament contradictoris és fins a quin punt aquestos versos poden oferir-nos un nou camí, fins a quin punt el mateix modus operandi poètic limita la capacitat d’una existència encara en pas d’ésser possible. La feina del poeta no és qüestionar sinó oferir i endinsar-se a cor obert amb aquesta ofrena. I quan ho fa és conscient d’assumir totes les conseqüències que se’n deriven d’aquest acte. Així, amb aquesta agosarada actitud trobem el primer poema que obri el llibre al cos:

Ofrenar el cos obert
cloure les portes a l’ànima
i afermar-se amb les urpes
a una esquena
per no esllavissar-se el al buit.


Amb aquest indici d’obertura comença la dialèctica que domina el llibre i que s’anirà perfilant des de diferents angles. Si ha segut l’ànima la part de l’ésser humà que ens permet obrir-nos cap a la immortalitat, el cos és ara aquella dimensió que obrint-se dins la terrenal existència permet la transcendència.
El llibre es divideix en dues parts. La primera part és on pren protagonisme el so, les pulsions, els ritmes, com el lloc de la significació més enllà del llenguatge, com aquell espai que la filòsofa Julia Kristeva va denominar l’espai pre-simbòlic ‘semiòtic’: la chora, el lloc on la mobilitat articulada dels ritmes, els sons i els signes i on el text poètic es juga la seua validesa, el seu objectiu i on la poeta es debat mitjançant les imatges i el ritme per transcendir posicions, imatges i paraules a priori establerts dins un ordre patriarcal i castrador front les possibilitats que ofereix el cos eròtic. Des d’aquí mateix la poeta nega i genera alhora la seua existència tal i com succeeix en la dimensió de la chora. No és fins la segona part del llibre que la poeta ens porta al terreny simbòlic on el cos ja inserit dins la dialèctica malda per desxifrar tot el ventall de significats que encara hi són per definir.
El món simbòlic que és capaç d’arribar al moll de la significació corpòria és l’erotisme. En el llibre ens ve donat amb un joc de paraules on la poeta experimenta la voluptuositat del ritme poètic i els múltiples significats que ens pot oferir tal i com ens diu al poema ‘Rellotge de sorra’:

Amb prenys d’arena blanca
sobre la súplica d’aquest cos,
dibuixes la sinuesa meva
—nuesa sinuosa—
i degotes el segons sobre la pell.


Lluny ens queda l’erotisme de la tradició patriarcal que ha entès el cos de la dona com a font del mal, del pecat que arrossega l’ésser humà cap a la deixalla existència. Menyspreu que el cos femení s’ha guanyat de mans de l’home i sustentat per alguns teòrics com Bataille qui va distingir clarament al seu estudi Erotisme: mort i sensualitat (1962) el subjecte eròtic femení del masculí. Aquesta distinció, basada en el joc jeràrquic i dicotòmic tradicional ve donada per Bataille en la seua explicació del lloc que ocupa la dona dins de l’àmbit eròtic. I així ens diu: ‘no tota dona és una prostituta, però la prostitució és la conseqüència lògica de l’actitud femenina’. Una consideració simplista i temerosament conseqüent.
D’aquestes conseqüències ens parla l’escriptora al poema ‘La nostra història’, uns versos significatius per descobrir com aquest cos carregat de connotacions no gens intel·lectuals ha existit només en forma d’absència:

Quina obscura història la nostra,
que ens empeny a conèixer-nos
a gotes d’absència.


Però malgrat la situació, la poeta interroga ‘el com’ de la poesia, de quina manera és possible trencar l’espai donat i sobrepassar els propis límits, transgredir:

Quina és la penitència
que ens sotmet en vida
per alliberar la lletra?

Ella doncs té la resposta i va més enllà d’aquesta absència donada, de connotacions religioses ja establertes i viatja cap a les arrels de la creació primigènia i es llança a ensenyar-nos l’erotisme en estat pur. Eros tal i com ens apareix a la Teogonia d’Hesiode esdevé la força primordial de la creació, aquella força que naixent del caos dona pas a la creació del món. Eros no és un deu, ni cap divinitat sinó l’impuls necessari que precedeix tot acte creatiu i que es situa entre el cos i la paraula: ‘el parèntesi entre crits’/ ‘la sordesa fonètica d’un alé/ fa del sospir el crit’. Aquestos versos ens deixa veure la cara més forta d’Eros, aquella tan necessària davant l’acte poètic: el desig, que per no poder ésser encara paraula pren la forma del so, del ritme com també ens diu al vers ‘he confós el bram amb el gemec’. El terreny poètic esdevé, doncs, la dimensió de les pulsions, dels signes encara sense desxifrar del cos: ‘la pulsió del pal/ oscil·lant pel garbí/ m’omple el llavi’.
Així ens porta la poeta cap a la segona part del llibre on el procés comunicatiu del cos eròtic femení cerca una nova forma de coneixement, on la natura no cap en ell perquè ell és la natura, la força encarnada de l’Eros primigeni, d’aquell que té la capacitat innata de produir. Només el llenguatge de l’amor maternal que del cos d’una dona emana fa possible que els límits del llenguatge s’allarguen més enllà de les paraules ja dites. Possibilitat que la poeta coneix i ens desvetlla : ‘sentiries l’impuls del vent primer/ i et mussitaria tot el que t’escric’. El cos eròtic, és a dir, aquell cos conscient de la seua nuesa, és el punt on l’autora situa l’exploració de la seua subjectivitat. Un ésser fragmentat que davalla per les paraules d’un altre però que se sap amo del temps. Aquesta és l’essència fragmentada que marca la seua existència i la necessitat de trencar els límits de la carn i la impossibilitat de romandre ella mateixa com un tot, com un individu davant l’espill dels seus versos com ens diu al poema ‘Al teu davant’:

Al teu davant
passejo descalça
sobre el vidre trencat.
Em fa pànic desxifrar-me
duc un batec tribal
i l’esguard esbiaixat.

Davant la magnitud
desfaré les expectatives.



Per concloure, el lector i la lectora intel·ligent sabrà que el lloc de la chora des d’on fan emergència aquestos versos cap cosa té a veure (o molt) amb la identificació unilateral i estricta de la dona com a mare. Aquesta identificació és precisament la dialèctica que engega el llibre amb la profunditat dels anys dels discursos poètics i filosòfics. Units van un discurs de l’altre, malgrat el fet- poc important- de si la poeta ha portat al món criatures o no. Això no és rellevant ni tampoc ens interessa, el que aquest llibret de poemes enceta és un viatge necessari cap al fons del temps, la poesia i els impulsos primaris de creació que configurats en Eros obrin la porta i escandallen el pou de significats del cos. I que tampoc és la meua voluntat començar una guerra d’oposició entre els sexes i les seues capcitats. Ben al contrari, el que Sandra Domíguez Roig ens proposa és l’oportunitat d’una reconciliació mitjançant la dialèctica. No parle però d’una reconciliació entre homes i dones sinó entre cos i ànima, entre la sincronia del cos que viu i escriu aquí i ara i la diacronia de l’ànima d’un subjecte que, encara per desxifrar, obri les portes a la melangia, aquell estat harmònic tan necessari per al poeta i que Kristeva ha definit com una ‘ona de l’ànima’, el lloc on la bellesa es pot trobar només als ecos dels seus silencis. Goge el lector i la lectora del viatge eròtic i de la baixada als somnis envoltats De blanc setí.

lunes, 14 de enero de 2013

ESKAINTZA/ L'OFRENA

Homenatge a la poesia basca / Homage to Basque Poetry

IGOR ESTANKONA



Eskaintza  

Zabal-zabalik dituzun bitartean emango nizkizuke
musu mingarri bi begietan,
distirarik gabeko eguzki bi utzi arte.
Galapan urrundu naiz gaur ere eta
jatekoarekin nator.
Gose bazara, jan nire eskuak, zureal dira.

Oraindik gose bazara jan nire eskuak.

                                      Tundra, Susa, 2002

 

L’ofrena


Mentre els tens oberts et donaria  
dos besos dolorosos als ulls,
fins fer d’ells dos sols sense brillantor.
També avui m’he allunyat a galop i
torne amb menjar.
Si tens fam, menja les meues mans, són teues.

Si encara tens fam, menja les meues mans,  


                                               Tundra, Susa, 2002

miércoles, 9 de enero de 2013

RECORDA’M



Recorda’m al cau del teu cor,
quan cent sangs de cent ossos
obrin la pell al passat
quan per cent llavis t’arrossegues
o mil o qui sap si milions
i unes mans cerquen les meues en secret.
Recorda’m al fred de la nit fosca
quan vulgues estimar altres cossos
i altres pits t’alleten la vida diària.
Recorda’m a cel tancat
quan el riu puge serra amunt
amb remor de vent
i et porte com un regal
el sofert miratge de la felicitat.